APCBOLIVIA | Bolivia decide en elecciones generales

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

Bolivia decide en elecciones generales



(Prensa Latina. Nara Romero Rams).- Bolivia realizará elecciones generales este 20 de octubre para elegir a 352 autoridades nacionales, presidente, vicepresidente, 36 senadores, 130 diputados, nueve representantes ante organismos supraestatales, cada uno con sus respectivos suplentes.

Los partidos y alianzas políticas habilitadas para esos comicios son el oficialista Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político Para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), Comunidad Ciudadana (CC), Bolivia Dice No (BDN), Movimiento Tercer Sistema (MTS), Partido Acción Nacional Boliviano (PAN-BOL) y Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

Asimismo, Unidad Cívica Solidaridad (UCS), el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el Frente Para la Victoria (FPV).

Por primera vez en su historia, el país suramericano realizó el 27 de enero pasado las elecciones primarias de candidaturas de los binomios presidenciales como paso previo a las justas generales, donde la ciudadanía emitió su voto voluntario para escoger a los candidatos de cada partido político.

Datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) revelaron que un millón 715 mil 880 militantes de partidos y alianzas políticas fueron habilitados para votar en siete mil 387 mesas instaladas en tres mil 551 recintos electorales en todo el país para esas inéditas elecciones.

Diversos son los programas políticos presentados con vista a la gestión 2020-2025, pero el más firme de todos y el único debatido con el pueblo es el del MAS-IPSP, representado por el binomio Evo Morales-Álvaro García Linera, actuales presidente y vicepresidente, respectivamente.

La campaña y estrategia están sostenidas en logros como el mejoramiento de la calidad de vida de todos los sectores de esta nación sudamericana, la estabilidad política y social del país, y los éxitos económicos reconocidos por organismos internacionales en los últimos 13 años.

Asimismo, busca una reducción drástica de los niveles de pobreza, mayor redistribución de la riqueza, consolidar un modelo de Estado Plurinacional respetuoso con las diferentes naciones que lo componen, sus culturas y lenguas, y la universalización de los servicios básicos como salud, educación, entre otros.

Por otra parte, la conservadora Comunidad Ciudadana con la fórmula presidencial Carlos Mesa-Gustavo Pedraza, partidarios de las políticas neoliberales.

Ellos prometen la reinstitucionalización de las entidades públicas, una economía mixta que no dependa únicamente de la minería y los hidrocarburos y la presencia del Estado en áreas fundamentales, expresión con la cual enmascaran el retorno a las privatizaciones, según fuentes oficiales.

La propuesta de CC también incluye promover ciudades verdes, concentrar la atención médica en el nivel primario y retomar la educación para el trabajo, este último desechado en el país y el resto del mundo hace tiempo por considerar a la enseñanza como un servicio y no como un derecho.

La alianza Bolivia Dice No, representada por el binomio Oscar Ortiz-Shirley Franco, con el respaldo del empresariado de Santa Cruz, enarbola la eliminación de la pobreza.

Además, propone mejorar la calidad de la enseñanza a todos los niveles, reorientar la economía a la exportación de productos y servicios básicos, además de promover mecanismos y leyes para combatir la corrupción.

El Movimiento Tercer Sistema, representado por Félix Patzi-Lucila Mendieta, propone la creación de empresas comunales donde el excedente de las ganancias sea repartido entre sus miembros, la elección mediante el voto popular del presidente, vicepresidente, gobernadores, alcaldes, entre otros cargos, y reducir la delincuencia con la participación ciudadana.

Propone el MTS, además, crear otros seguros médicos sectorializados para atender a maestros, campesinos y constructores para no incorporar a nuevos afiliados a los ya existentes y no afectar a las personas aseguradas.

El Partido Acción Nacional Boliviano (PAN-BOL), con la única propuesta para presidenta de Ruth Nina, al no presentarse los documentos de Leopoldo Chui como vicepresidente al TSE, propone una reforma electoral profunda donde se respete la voluntad de los bolivianos expresada en las urnas, el dominio de los recursos naturales sujeto a la decisión y valoración ambiental del pueblo y no al poder legislativo, ejecutivo o judicial.

Asimismo, busca combatir el cambio climático con la implementación de normativas, instaurar la enseñanza obligatoria a partir de los siete años de edad y un seguro obligatorio de salud y una asignación mayor de recursos al sector de la salud, aunque no expresa de dónde saldrán esos recursos.

Por otro lado, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) con el binomio Virginio Lema-Fernando Untoja, propone eliminar el desempleo y la pobreza, un modelo de asociación público-privada, cadena perpetua para los corruptos, inversiones en la educación, eliminar impuestos y abrir el país a los capitales privados y extranjeros para impulsar la economía, según expresa.

Asimismo, realizar un referendo el 21 de febrero de 2020 para modificar aspectos que consideran errados en la actual Constitución Política de Bolivia y la no repostulación en altos cargos.

La Unidad Cívica Solidaridad (UCS), con las propuestas de Víctor Hugo Cárdenas-Humberto Peinado, presentaron al TSE como programa de gobierno una economía mixta en sectores importantes como el hidrocarburífero con presencia de capital e inversionistas extranjeros, y entregar un vale educativo para cubrir los gastos de cada estudiante.

Apuesta por la descentralización de la salud, asignar los recursos suficientes para que cada municipio desarrolle políticas de salud e incorporar a los médicos tradicionales campesinos e indígenas en el sistema de salud preventiva, como profesionales contratados, previa capacitación y acreditación de su competencia.

El Partido Demócrata Cristiano (PDC) representado por el médico coreano-boliviano Chi HyunChung y Benigna Irma Acne, propone luchar contra el narcotráfico, reducir los cultivos de hoja de coca excedentarios mediante una política de desarrollo alternativo en el país.

También pretende fortalecer el Seguro Universal y el Sistema Único de Salud e incrementar el presupuesto asignado cada año.

Plantea eliminar la contratación de médicos extranjeros y reanudar las relaciones con Estados Unidos, iniciativas que contrastan con la promesa de 'respetar los logros alcanzados por el MAS-IPSP en los últimos 13 años'.

El Frente Para la Victoria (FPV), con el binomio Israel Rodríguez Calle-Alfonso Román, busca reforzar la seguridad ciudadana, reorganización de la Policía, luchar contra la corrupción, mayor investigación a las empresas extranjeras interesadas en las licitaciones públicas, así como mejorar el sistema nacional de salud, lo que de palabra reconoce como un derecho de todo ciudadano.

Asimismo, según expresa su programa, priorizará los cultivos de exportación, el ahorro de agua, la preservación de los ríos y mejorará el salario de los campesinos.