APCBOLIVIA | Estudio de archivo indígena revela formas de resistencia anticoloniales

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

Estudio de archivo indígena revela formas de resistencia anticoloniales



(Cambio).- La noche del miercoles, en el hall de la Vicepresidencia del Estado, se presentó el libro Defendiendo el techo fiscal del  académico inglés Tristan Platt. La obra, de carácter etnohistórico y archivístico, retrata una de las estrategias de las comunidades indígenas  para mantener su autonomía y sus modos de organización propios,  frente a los modos coloniales del Estado republicano.

Según explica la publicación, subtitulada Ayllus y sindicatos en el Gran Ayllu Macha, Norte de Potosí  1930-1994, el trabajo registra la decisión del Curacazgo de Macha de entregar las contribuciones  indigenales al Tesoro Departamental  de Potosí,  a pesar de que el tributo se había extinguido. Esta medida es interpretada como “una meditada estrategia de legitimación del Curacazgo ante el Estado boliviano”.

El estudio se encuentra fundamentado en el análisis y la sistematización de un extenso archivo indígena, realizado por Platt con la colaboración del historiador Gonzalo Molina y la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional (BAH-ALP). El fondo documental de 60 años de  la comunidad, resguardados en atados por los curacas de Macha Alasaya, Agustín Carbajal (1900-1985) y Gregoria Carbajal (1941-2014), incluye los recibos del Tesoro de la Prefectura de Potosí por la contribución territorial entregada por más de 50 años, comprobantes de los aportes de la comunidad durante la Guerra del Chaco, entre otros reveladores documentos comunitarios. 

Así, la obra de  512 páginas está  compuesta por dos partes: un estudio contextual y analítico  sobre  el archivo indígena —uno de los pocos conocidos, elaborado por y para la comunidad— y la lectura de su significado a cargo de Platt y el catálogo del archivo del Curacazgo integrado por documentos de la familia Carbajal, a cargo de Platt y Molina. En su extensión incluye, asimismo, transcripciones de documentos coloniales sobre la base de originales desconocidos, así como un inventario de sellos empleados por los curacas de Macha elaborado por Floriana Soria Galvarro.

Según explicó a Cambio el director de la BAH-ALP, Luis Oporto, el archivo del Gran Ayllu Macha sobre el que se sustenta el trabajo  investigativo “sugiere la existencia de otros archivos similares custodiados por autoridades originarias indígenas”, por lo que la publicación se constituye en un llamado a la investigación de este acervo histórico construido dentro de las mismas comunidades originarias.

En el mismo sentido, Platt puntualiza en la introducción de la obra que el conocimiento de estos registros históricos y estas fuentes de información “facilitan un mejor entendimiento del trayecto histórico de los ayllus bolivianos y su búsqueda de una libertad posible en medio de la turbulencia que les tocó vivir”. 

La cuestión reviste gran importancia debido a los modos de los pueblos indígenas para mantener sus propias  formas de organización y una relativa independencia política frente a las autoridades. En la contratapa  del texto,  Platt señala: “Una llave para comprender esta etnohistoria es la historia del tributo. A diferencia del Ecuador y del Perú, donde el tributo fue suspendido a mediados del siglo XIX, en Bolivia se seguía pagando la contribución territorial, o tasa, hasta fines del siglo XX. Los curacas entregaban el dinero de sus cabildos y ayllus al Tesoro de Potosí, acumulando recibos que guardaban celosamente. Así, los ayllus podían defenderse mediante un “techo fiscal” construido para contribuir a “su Estado” y legitimar su autonomía. Solo entre 1954 y 1962 el curaca fue marginado por los subprefectos y los sindicatos del Movimiento Nacionalista Revolucionario”.

Al respecto, Oporto indicó que estas acciones son comparables  a las llevadas a cabo por Santos Marka T´ula y los Apoderados Generales en la zona de La Paz, en la segunda década del siglo XX, tratándose de una “estrategia muy interesante” para legitimar al Ayllu Macha ante las autoridades. “Si están entregando un tributo, un impuesto, entonces eran obviamente sujetos reconocidos por el Estado”, apuntó.

El 22 de julio el trabajo será presentado en el Congreso de la Asociación de Estudios Bolivianos, a realizarse en Sucre, y el 28 en Potoskollo, el centro referencial geográfico del Ayllu Macha. “En esa oportunidad restituiremos, devolveremos  esta memoria a los 25 cabildos del Ayllu Macha que están protagonizando esta historia”, adelantó Oporto.