APCBOLIVIA | CSUTCB repudia los actos violentos en contra de mujeres embarazadas y sociedad civil durante el paro cívico en Santa Cruz

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

CSUTCB repudia los actos violentos en contra de mujeres embarazadas y sociedad civil durante el paro cívico en Santa Cruz



(APC Bolivia – Coco Vidal).- La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) se ha pronunciado en torno a los hechos suscitados durante el paro cívico convocado para el día de ayer 9 de julio en la ciudad de Santa Cruz, repudiando los actos vandálicos e inhumanos suscitados en contra de la población, sin considerar en ello la condición de, por ejemplo, las mujeres embarazadas, además porque se ha podido conocer que las personas que lo provocaron estaban en estado de ebriedad; así mismo, se notó un ambiente beligerante, ya que no respetaron a los ciudadanos que no estaban de acuerdo con este paro cívico, causando malestar en la población cruceña.

En declaraciones de Jacinto Herrera - Ejecutivo Nacional de la CSUTCB - manifestó que “este paro cívico fue un fracaso ya que los candidatos opositores al gobierno deben ir a las urnas y así debe respetarse la democracia en nuestro país y no perjudicando a la población”. 

De igual manera, el secretario General de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Teodoro Mamani, aseguró que el paro cívico decretado por el Comité Cívico de Santa Cruz, coincidió en calificarlo como un fracaso total y consideró que los esporádicos bloqueos fueron alentados por activistas políticos de la derecha, que solo buscan la confrontación en esa región del país.

El Ejecutivo Nacional de la CSUTCB, expresó su punto de vista sobre esta movilización, bajo el siguiente análisis: “… El supuesto paro cívico, es un bloqueo coartando el derecho a trabajar, incitando a la violencia, incitando a los saqueos, impidiendo a que vayan a trabajar a la gente para subsistir a su familia, eso no es un paro cívico es un bloqueo, es un intento de golpe a la democracia cuando todos tenemos derecho a la libre transitabilidad, a ir a su fuente de trabajo. Queremos denunciar también a la señora María Elva Pinckert – Senadora de Unidad Nacional, que se lavio incitando a la violencia en la ciudad de Montero, personalmente con una polera de un candidato 21F, incitando a la violencia en las calles, ellos no han sido elegidos para incitar a una violencia, no han sido elegidos para coartar derechos de la población de nuestros compatriotas bolivianos. En el pueblo cruceño lo que se ha visto hoy es un bloqueo y golpe a la democracia cuando ellos dicen que son defensores de la democracia, sin embargo, han obligado a parar han infringido el paso de la gente, borrachos cobrando en las vías si pagan un peso, dos pesos, dejan pasar, eso lo único que demuestra es que han lucrado en los puntos de bloqueo en las diferentes partes de nuestra ciudad de Santa Cruz… También hemos visto golpeando a las mujeres embarazadas, golpeando a los medios de comunicación que van a buscar las informaciones en las calles. Nuestra solidaridad a los trabajadores que buscan la información por las calles arriesgando su vida, pero sobre todas las cosas hemos visto saqueando las tiendas, lucrándose de un bloqueo cívico queremos denunciar ante la opinión pública y al mundo entero…”, manifestó Jacinto Herrera.   

Las plataformas identificadas con el 21F, durante este paro, cometieron actos vandálicos y agresivas que, por medio de las redes sociales, se han hecho conocer, supuestamente actuando a nombre de la democracia, pero cometiendo delitos, saqueos de locales comerciales que abrieron sus puertas en esa jornada y golpeando a las personas que no están de acuerdo.

Los sectores sociales en general, se pronunciaron rechazando la medida asumida por el Comité Cívico de Santa Cruz, donde más allá de plantear propuestas rumbo a las elecciones del 20 de octubre, se muestran como sectores radicales sin planteamientos ni proyecto político que ofrecer al país, más al contrario, la medida asumida solo sirvió para generar un caos en la población cruceña, tomando en cuenta que, en el resto de los ocho departamentos del país, la jornada no tuvo ningún percance.