APCBOLIVIA | Angélica Ponce: “La mujer boliviana está surgiendo como en ningún otro país”

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

Angélica Ponce: “La mujer boliviana está surgiendo como en ningún otro país”



(Prensa Rural. Sebastián Moro).- Angélica Ponce, Ejecutiva nacional de la Confederación Sindical de Mujeres de las Comunidades Interculturales de Bolivia (CSMCIB), explicó a Prensa Rural que “hoy nos sorprenden nuestras hijas. Eso quiere decir que la autoestima de la mujer sigue creciendo y que la sociedad nos acepta tal cual somos, porque si la mujer trabaja y es valorada es porque el Estado está bien”.

Ponce nació en el Valle Alto de Cochabamba y a comienzos de los ‘80, con tres años, migró al Chapare. Considera como ejemplo a su padre, “un dirigente que siempre luchó” y le “inculcó el camino”. Además de abocarse a la actividad en Mujeres Interculturales, es productora de hoja de coca, ha incursionado en la piscicultura y en la producción de cítricos. Está casada y tiene dos hijos varones (uno de 18 años) y una niña. También aclaró que nunca tuvo cargo político, que le gusta la organización y alienta la preparación de las mujeres.

Además de ponderar la importancia del gobierno de Evo Morales para Bolivia, Angélica Ponce resaltó el rol de la interculturalidad, “que está reconocida en la Constitución Política del Estado”; y de la mujer intercultural, “que tal vez no es muy visible pero trabaja para poner un buen cemento para que la construcción del proceso de cambio nunca pueda caer, sino más bien que siga fortaleciéndose, para eso nuestras mujeres defienden la patria y los recursos naturales”.

PR.- ¿CÓMO SE VOLCÓ A LA LUCHA?

AP.- Me acuerdo mucho del 2000, de aquellos años cuando decidimos morir o vivir en el Trópico y muchas personas murieron por la arremetida de la embajada norteamericana, entre ellos uno de mis primos, a mi lado, y mi tío. Mis sobrinos quedaron huérfanos y creo que yo no morí por algo. La valentía me lleva a seguir luchando por el sacrificio que fue botar a la embajada, es una lucha que se ha comprometido desde hace mucho tiempo, desde nuestros ancestros que fueron descuartizados. No vamos a dejar que vuelvan, tenemos que seguir trabajando para que este país se sostenga por sí solo.

PR. – ¿QUÉ ROL TUVIERON LAS MUJERES EN ESE MOMENTO?

AP. – Las mujeres nos alzamos apoyando a nuestros esposos y fuimos con nuestros hijos al bloqueo, y por miedo y sensibilidad no nos disparaban directamente. En 1996 marchamos por primera vez las mujeres cocaleras del Trópico, a la cabeza estaba quien hoy es nuestro hermano presidente y llegamos a La Paz pidiendo que cese esa represión porque los transnacionales dominaban y privatizaban nuestros recursos naturales. Por eso la mujer intercultural se ha preparado y decidido a defender esos recursos y la patria.

PR. – ¿CÚANDO SURGEN LAS MUJERES INTERCULTURALES?

AP. – Empezamos en 1995 en el Trópico de Cochabamba, todavía no teníamos Confederación. Pero hemos hecho las federaciones y de la misma forma organizamos los departamentos. En 2010 se lanza como organización nacional, son casi 10 años de vida orgánica con estructura nacional. Hemos fortalecido la capacidad de la mujer, realzando su ánimo para aportar al país en diferentes rubros. La mujer intercultural ha tomado rumbos importantes como en la Cámara de Diputados, en las asambleas departamentales o en concejos municipales.

PR. – ¿Y EN CUANTO A LO ORGANIZACIONAL?

AP. – Seguimos organizándonos con compañeras de Santa Cruz en un sindicato de transporte de puras mujeres, con ánimos para afrontar la vida, porque no podemos olvidar que anteriormente la mujer boliviana era muy postergada pero hoy tomamos el rumbo de ayudar a nuestro hermano presidente y al proceso de cambio, colaborando en el trabajo comunitario, social y económico. Tenemos pequeñas empresas comunitarias, hacemos desayunos escolares, abastecemos de uniformes de colegio.

PR. – ¿TAMBIÉN TRABAJAN EN LO PRODUCTIVO?

AP. – Tenemos una Federación de Mujeres Piscicultoras en Santa Cruz y hay federaciones productoras de frutas, como la planta de cítricos en Cochabamba. También hay en el Alto Beni, Pando y La Paz y en la producción de artesanías, incluso queremos exportar enlatados y deshidratados porque gracias a nuestro hermano presidente tenemos plantas de industrialización. A nivel nacional hacemos ferias, hemos presentado un proyecto en Diputados para socializar y visibilizar la producción de las mujeres interculturales. Mostramos el trabajo de las mujeres en general, sean del campo o la ciudad, y reflejamos la calidad y esfuerzo de la mujer boliviana.

PR. – ¿CUÁLES SON LAS CLAVES PARA ESTE DESARROLLO?

AP. – Lo primero es organizarse y tener una meta, pero al lograrla no decir ‘uy, ya estamos en el gobierno, lo dejamos’. Esto es un proceso, ahora que los hermanos tienen la posibilidad de estudiar y capacitarse para llevar a este Estado a un nivel más alto todavía, hay que aprovecharlo. Yo estoy en eso, quiero seguir aportando y ayudar a las hermanas para que generen ideas. Incluso proponemos leyes al Legislativo, como por ejemplo para prevenir el aborto en nuestras niñas, socializando con información correcta.

PR. – ¿HA RETROCEDIDO EL MACHISMO?

AP. – El machismo no nos ha dejado organizarnos rápidamente, nos ha coartado muchas veces, nuestros esposos no nos daban esa libertad porque había una organización de varones que decidían todo y la mujer no tenía lugar, nuestra palabra no servía mucho. Había que sacar recursos de la familia para poder ir a las reuniones, no teníamos ningún apoyo, ni de ONGs ni de nadie, sustentamos la organización con recursos propios. En lugares como Tarija o Pando el machismo sigue fuerte, pero tenemos leyes que nos favorecen y la Confederación socializa en las comunidades para que las bases conozcan sus derechos y puedan mejorar los días de sus hijos.

PR. – ¿CÓMO ANALIZA EL AÑO ELECTORAL?

AP. – En su mayoría, el pueblo de Bolivia ha vivido años de postergación y discriminación por un Estado que nos separaba entre blancos y negros, entre gente de la ciudad y campesinos. No creo que la población quiera volver a eso. Como organizaciones sociales no vamos a volver atrás, por eso estamos preparando a nuestras bases y a nuestras mujeres, porque nos damos cuenta de que si nosotros no nos gobernamos, los transnacionales o capitalistas van a saquearnos y privatizar y nos van a hacer pobres.

PR. – ¿CÓMO CONTINÚA LA LUCHA?

AP. – El pueblo boliviano ha tomado la autoestima de ir adelante con su propia decisión, somos las mayorías del campesinado, del pueblo postergado, y tenemos el aliento del hermano presidente, que ha mostrado al mundo que podemos adelantar al país con transparencia, sencillez y el trabajo de las comunidades. Bolivia no se compara con ningún país en cuanto a las oportunidades que se dan, incluso se han regalado tierras, algo que no sucede en ninguna parte. Esto tiene que continuar y nosotros vamos a seguir gobernándonos.