APCBOLIVIA | 13 años del Estado Plurinacional, no es superstición

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

13 años del Estado Plurinacional, no es superstición



(Cambio. Camilo Katari).- El 22 de enero se cumplieron 13 años desde que el presidente Evo Morales le diera un toque diferente a la manera de gobernar, de este proceso que forma parte de las grandes transformaciones, etapa que muy acertadamente se definió como la Revolución Democrática y Cultural.

En este balance nos encontramos con los de siempre que lo descalifican todo, típico de políticos y analistas como el senador Arturo Murillo, al igual que la trotska Norma Barrón, para quienes no se ha hecho nada en estos 13 años; o de un columnista que nos habla del Estado “anticampesino”, tratando de poner en el debate el tema de la soberanía alimentaria, del que señala que el Estado se ha descuidado. Todas estas personas tienen una miopía política intencionada.

El centro de sus pesadillas es la persona del Presidente, contra él dirigen su artillería y su odio racista, no se dan cuenta de que Evo Morales simboliza a todos los pueblos originarios, y las  ofensas fortalecen al conjunto de las organizaciones sociales que tienen la identidad como fuerza creadora.

Entender a Bolivia desde la mirada ilustrada del conocimiento y saber occidental es un error, ahí radica su debilidad. Que tienen aliados indígenas, campesinos y originarios, claro que sí, es parte de nuestra historia, siempre hubo aliados, pero circunstanciales, porque finalmente se impone la dignidad, esa que nos enseñó Zárate Willka.

Quienes están con los francotiradores a quemarropa, descalificándolo todo, van de la mano de los que se aferran a los fake news, creyentes y endiosados por lo que les dicen, y creen en las redes y manipulan los hechos informativos, con el adherente racista y xenófobo de sus mensajes.

Para los ciegos y mal agüeros que intencionadamente no quieren ver ni oír los avances de este proceso, habrá que informarles que por quinto año consecutivo la economía boliviana lideró el crecimiento de los países suramericanos. Se espera un comportamiento similar en 2019. 

Con el nuevo Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo, Bolivia optó por una economía eficazmente precavida, no arrastrada por los vaivenes de los precios de las materias primas. Construyó un cinturón de seguridad sin necesidad de sacrificar los derechos sociales.

Mirando de manera global los grandes hitos de la Revolución Democrática y Cultural, podemos afirmar que en el ámbito social es donde más avances se han registrado, en un país saqueado por 500 años de colonización, recrudecida en los 20 años de aplicación del Consenso de Washington por parte de los gobiernos neoliberales.

Son 13 años de transformaciones profundas, no solamente en el orden económico, sino también político y social. Una nueva Constitución, un nuevo Estado, una nueva participación de los sectores otrora excluidos, marginados, pero ahora actores de este proceso. 

El reto es luchar contra la pobreza y la pobreza extrema, que el año 2005 llegaba cerca al 38% y que para 2018 registró menos del 14%.

Los avances en el ámbito económico están intrínsecamente ligados a los avances sociales. Es clave para entender los avances del Proceso de Cambio boliviano. 

Más allá de los diferentes balances que seguramente se harán en torno a estos 13 años de gobierno —desde aquel emblemático 22 de enero de 2006—, quizás lo más relevante sea trazar la agenda de futuro, en un escenario internacional más adverso que el de la década que concluye.

El escenario que se avecina nos enfrenta a un doble desafío: enfrentar a una casta colonial que quiere retornar al pasado, una élite política que nunca resolvió nada en el país, y la reconstrucción de nuestra propia experiencia para avanzar y consolidar una agenda al 2025. 

Por eso, la pereza mental no puede privarnos de seguir transitando por ese qapaj ñan (camino nuevo) del Vivir Bien, que en definitiva es nuestro horizonte para lo que vendrá en este desafiante 2019.

Hemos transitado 13 años construyendo un Estado Plurinacional, no es ninguna superstición, seguramente nos espera otros 13 para consolidar logros y otros 13 para cambiar el colonialismo que vive en varios sectores de la población, y así seguiremos caminando. Lo cierto es que jamás nos detendremos, comenzamos a caminar en 1536 y seguiremos, por los siglos de los siglos… Amén.      

*Camilo Katari es escritor e historiador potosino